¿Es una práctica basada en la evidencia?

Diapositiva1

 

En esta sección iremos incluyendo las investigaciones que analicen la eficacia de la aplicación parcial o total del Currículo Multinivel o de otras prácticas afines.

 

Fisher, D. y Frey, N. (2001). Access to the Core Curriculum: Critical Ingredients for Student Success. Remedial and Special Education, 22(3), 148-157.

Fisher y Frey (2001) entrevistaron a las familias, docentes y alumnos y utilizaron la observación natural (en las sesenta visitas que realizaron a razón de dos visitas mensuales durante tres años) para analizar la forma en la que una niña con un daño neurológico que le afectaba al lenguaje, al funcionamiento cognitivo y a la motricidad, y dos adolescentes con parálisis cerebral y discapacidad intelectual respectivamente accedían al currículo y se implicaban en el aprendizaje. El estudio se desarrolló en colegios que estaban impartiendo con éxito la educación inclusiva. Los autores observaron que el profesorado proponía conceptos subyacentes comunes para toda la clase, diversificaba las fuentes de información, y las formas de practicar y expresar lo aprendido, apoyaba el trabajo en grupo, utilizaba las Nuevas Tecnologías para facilitar la comunicación y la participación y reservaba tiempo para que las tutoras del aula y las profesoras de apoyo prepararan conjuntamente las lecciones. Los estudiantes que participaron en la investigación alcanzaron sus objetivos curriculares. Los autores terminan resaltando la necesidad de disponer de unos estándares de aprendizaje claros y comunes que marquen el camino a seguir a lo largo de toda la escolaridad.

Lee, S., Wehmeyer, M., Soukup, J. y Palmer, S. (2010). Impact of curriculum modification on access to the general education curriculum for students with dissabilities. Excepctional Children, 76(2), 213-233.

Lee, Wehmeyer, Soulup y Palmer (2010), tras observar durante 30 minutos a cada uno de los 45 estudiantes de instituto con discapacidad que participaron en su estudio, comprobaron que su implicación en actividades académicas se incrementaba y la frecuencia de conductas que las interferían (competitivas) disminuía cuando el profesorado aplicaba tres elementos propios del Currículo Multinivel (del currículo diferenciado y del Diseño Universal de Aprendizaje) que los autores incluyen bajo el término: “modificaciones curriculares”: 1) la diferenciación de las formas de presentar, representar y expresar la información (que denomina “adaptaciones curriculares”, 2) las “extensiones curriculares (“curriculum augmentations”) entendidas como las habilidades y estrategias que se incorporan al currículo general para ayudar al alumnado a tener éxito en la escuela, entre las que destacan las estrategias metacognitivas, la resolución de problemas, la formulación de los objetivos de aprendizaje, la supervisión de lo aprendido (que en el Currículo Multinivel corresponde al apoyo a la competencia Aprender a Aprender, y 3) la autodeterminación (opciones).

McCrea, P., Mastropieri, M. y Scruggs, T. (2009). Differentiated Curriculum Enhancements in Inclusive Fifth-Grade Science Classs. Remedial and Special Education, 30(5), 300 -308.

El estudio compara los resultados que se obtienen al impartir una unidad didáctica aplicando el Currículo Diferenciado con el que se alcanza enseñando esa unidad de forma más tradicional.

McDonnell, J., Mathot-Buckner, C., Thorson, N. y Fister, S. (2001). Supporting the inclusion of student with moderate and severe disabilities in junior high school general education classes: The effects of class wide peer tutoring, multi-element curriculum and accommodations. Education and Treatment of Children, 24(2), 141-160.

McDonnell, Mathot-Buckner, Thorson, y Fisher (1991) utilizaron un diseño de línea base entre sujetos para comprobar los efectos que tenía un programa educativo compuesto por tres estrategias sobre la conducta y el aprendizaje de tres estudiantes con necesidades de apoyo moderadas y severas: 1) una variación de la tutoría entre iguales caracterizada por incluir a tres estudiantes de nivel de competencia diferente que se intercambiaban los roles de tutor (planteaba la tarea), alumno (la realizaba) y observador (expresaba su acuerdo), el intercambio de roles, la colaboración entre el primer y el tercer rol, y su aplicación semanal (en dos sesiones de quince minutos, 2) el currículo multielemento (formulación de objetivos para apoyar el desarrollo de habilidades presentes en el currículo) y las acomodaciones curriculares (que coinciden con las adaptaciones curriculares descritas en el párrafo anterior). Los resultados mostraron que el alumnado que participó en este estudio mejoró su rendimiento académico y redujo la frecuencia de conductas competitivas, mientras que la práctica no repercutió negativamente en el aprendizaje del resto de la clase.

Stevens, R. J., y Slavin, R. E. (1995). The co-operative elementary school: Effects on students’ achievement, attitudes, and social relations. American Educational Research Journal, 32, 321-351.

Stevens y Slavin (1995) (citados por Slavin, 2010) comprobaron el éxito que tuvo una clase que contenía cuatro elementos propios del Currículo Multinivel: a) el aprendizaje cooperativo, b) la diferenciación de objetivos (basada en una evaluación inicial realizada para determinar el lugar del continuo de aprendizaje en el que cada estudiante se ubicaba), c) las minilecciones y d) el apoyo al desarrollo de la competencia aprender a aprender (específicamente la utilización de criterios para evaluar lo aprendido), para enseñar matemáticas al alumnado de los dos últimos ciclos de Educación Primaria y al que estando en cursos superiores no había alcanzado el nivel de competencia necesario para empezar a aprender álgebra. Aunque los miembros de cada grupo trabajaron en unidades distintas, colaboraron para evaluar el aprendizaje del otro con la ayuda de una hoja de respuestas, y para ayudarse a adquirir el siguiente logro, mientras el profesorado impartía minilecciones sobre un tema agrupando a los estudiantes que necesitaban estas clases para continuar avanzando.